En vez del muro de Trump construyamos una frontera de paneles solares

El presidente electo Donald Trump ha pedido repetidamente a México que construya un muro entre nuestros países. Y de hecho, México podría crear una barrera entre los Estados Unidos y México, una construida exclusivamente en el lado mexicano, con beneficios sustanciales para ambos países y para el planeta: una frontera solar.

La luz del sol en los desiertos del norte de México es más intensa que en el suroeste de los Estados Unidos debido a la latitud más baja ya los patrones de nubes más favorables. Además, los costos de construcción y mantenimiento de las plantas solares en México son sustancialmente más bajos. Así, la construcción de una larga serie de plantas de este tipo a lo largo del lado mexicano de la frontera podría dotar de energía a las ciudades de ambos lados más rápido y más barato que las redes similares construidas al norte de la frontera.

La energía solar ya se está generando a precios más bajos que los del carbón. Con plantas solares a lo largo de amplios tramos de la frontera Estados Unidos-México de casi 3220 kilómetros, una nueva red de corriente continua de alta tensión (HVDC, por sus siglas en inglés) podría ser instalada para transmitir energía de manera eficiente a lo largo de la frontera. Las líneas eléctricas HVDC pierden exponencialmente menos energía en distancias largas en comparación con las líneas eléctricas tradicionales. Las ciudades que podrían beneficiarse de inmediato son San Diego, Tijuana, Mexicali, Tucson, Phoenix, El Paso, Ciudad Juárez, San Antonio y Monterrey.

Si se construyera el equivalente de una franja de redes de un tercio del ancho de un campo de fútbol al sur de toda la frontera México-Estados Unidos, más ancho en algunas áreas y más estrecho en otras, con un amplio espacio permitido para áreas pobladas y tramos de terreno accidentado, se podría producir la energía suficiente para también suministrarle a Los Ángeles, Las Vegas, Albuquerque, Dallas y Houston. Para las ciudades de los Estados Unidos esta sería una manera de obtener energía más barata y más limpia de la que pueden recibir de otras fuentes.

Homero Ardijis, ambientalista. 


Únete a nuestro boletín